Amnesia, memoria y utopía fotográfica.

Berenice Abbott "Pike and Henry Streets, Manhattan" 1936. Puede verse en la exposición "El Archivo Universal" del MACBA.

Berenice Abbott "Pike and Henry Streets, Manhattan" 1936. Puede verse en la exposición del MACBA "El archivo universal"

Parece que la utopía de la fotografía moderna, una suerte de archivo histórico documental de todo lo retratable, podría haber fallecido recientemente tras miles de millones de disparos JPG y otros formalismos postfotográficos digitales.

Esta incertidumbre, sujeta a debate, es uno de los ejes que hace orbitar la exposición que el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona inaugurará el próximo 22 de octubre: El archivo Universal. La condición del documento y la utopía fotográfica moderna.

Y plataformas como Flickr ¿tienen algo que decir al respecto?

Inmortalizar a base de disparos

La exposición del MACBA tiene como origen referencial los primeros trabajos de archivo que vieron la luz a mediados del S.XIX:  la Mission Héligraphique de Prosper Merimée, que tenía como objetivo realizar un archivo fotográfico público de los monumentos históricos franceses; el tremendo inventario de París con más de 80.000 negativos que Eugène Atget realizó a principios del XX; el retrato colectivo de la sociedad alemana de August Sander; y, como no, la inspiradora evocación que André Malraux llamó museo imaginario, una compilación de imágenes que reprodujeran las obras de arte de todos los tiempos.

Así, la fotografía empezó a adoptar el papel que luego pasaría a convertirse en todo un mito del Siglo XX: el de la imagen como equivalente y garante de la realidad, o sea como documento. – ¿No lo crees? ¡Pues mira! Así son las tribus africanas, esto tiene que verlo todo el mundo. La imagen validaba la verdad con toda objetividad. Eran tiempos de verdades.

Estamos hablando de documentar la historia, crear memoria e inmortalizar. Pero con la llegada de la era digital, la fotografía dejó de “tener un papel” y pasó a “tener una tarjeta de memoria”. Ahora son tiempos de volatilidad. Lo objetivo puede resultar subjetivo, y lo que desafiaba al tiempo, caduco.

En ocasiones veo imágenes en Flickr

Digamos que uno de los mejores materiales para inmortalizar cosas o personas es el mármol. Digamos que el papel dura menos que el mármol, pero se almacena mejor. Y digamos que un CD se almacena mejor que el papel, pero ¡dura menos!

En el debate del “El archivo Universal” hay dos circunstancias que tiran del carruaje expositivo: la nueva era de los soportes complicados y la nueva era de la imagen que no hay por donde agarrarla en confrontación con la formas de archivo tradicionales (carpetas de cartón) y la imagen aprehensible que se deja guardar en las anteriores (carpetas de cartón). Algunas de las incertidumbres a debatir son: ¿un archivo en código binario sobre materiales caducos es adecuado para preservar la memoria histórica?  ¿poseen las imágenes digitales, en tanto que espectrales por alejadas de sus referentes, valor documental? ¿cómo afecta a la  construcción de una realidad objetiva/subjetiva?

En los márgenes, que no fuera del libro, de estos debates, se pueden plantear otros interrogantes: ¿se está planteando que las circulación de fotografías online y los álbumes digitales como Flickr son cementerios de memoria, almacenes de amnesia? ¿es un problema puntual de traslación de formatos?  ¿estamos ante algo nuevo a lo que hay que dirigirse armados de consabida sostenibilidad y espíritu zen?

“The Commons”, un registro 2.0 de la memoria fotográfica pública universal

Pues para cuadrar el círculo del debate, hoy en el blog de Flickr podemos encontrar una entrada sobre otro gran archivo (de los de las carpetas de cartón), el Nationnal Archief holandés con más de 14 millones de imágenes historiográficas, de las que la institución ha seleccionado 400 digitalizaciones para participar en un proyecto de Flickr que muestra  archivos fotográficos públicos del mundo: The Commons.

The Commons fue creado por Flickr en enero de 2008, con los objetivos de incrementar el acceso a las colecciones fotográficas públicas y enriquecerlas facilitando la aportación libre de conocimiento y opinión en su muestra. El proyecto permite crear a las instituciones un photostream con sus aportaciones documentales y dejar que los visitantes utilicen las típicas herramientas flickerianas para dejar comentarios y toquetear con sus anotaciones las imágenes a conservar.

Hasta ahora, han aportado a The Commons ejemplos digitalizados de sus fondos instituciones como: Nationaal Archief, State Library of New South Wales, Biblioteca de Arte-Fundação Calouste Gulbenkian, The Library of Congress, Powerhouse Museum Collection y Musée McCord Museum.

Spectators on the lawn of Government House view the arrival of the first Royal Australian Navy, Oct 1913. Extraido del State Library New South Wales' photostream

Spectators on the lawn of Government House view the arrival of the first Royal Australian Navy, Oct 1913. Puede verse en el photostream de la State Library of New South Wales en The Commons de Flickr.

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios to “Amnesia, memoria y utopía fotográfica.”

  1. olistorias Says:

    http://www.wickedreport.com/?p=49 solo por si no lo has visto!

    un saludo!

  2. sastre Says:

    El paso del tiempo, la evolución…Las ciudades crecen como seres vivos. Devenir.

  3. Patricio Says:

    contribuye a la fotografìa y a la memoria el que sea digital? a mi siempre me ha parecido la imagen digital carece del espìritu inmanente que se traduce en una fotografìa quìmica. El fotògrafo analogico tenìa una conexiòn espiritual con la luz y cuando captaba una escena podìa adivinar el resultado final, despuès de revelar la pelìcula con sus manos en un tanque, con el revelador que mecìa para que revele la pellìcula imaginando que efectos harìan sus movimientos, y luego cuando hacìa la ampliaciòn, tapando o quemando partes del papel fotogràfico y, finalmente, revelar el papel… tdo un proceso quìmico por el cual atravesaba la luz, bajo control del fotògrafo. Esa magia no existe en la era digital y yo me estoy adaptando a esa realidad de que la fotografìa no volverà a ser analogica o qu`+imica, serà digital, no controlarè la luz, con ese ritual màgico, si quiero dar un efecto especial recurrirè a algùn programa como photoshop… pero no por esto voy a renunciar a la fotografìa y a algunas ventajas que representa a su vez ahorrarse de todo el proceso del laboratorio: la inmediatez del resultado, el reintento, la cantidad, la destreza que se gana y, definitivamente el fotògrafo concentra todo su poder creativo en el momento de la toma, cuando esta en contacto con el espacio y el tiempo real…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: